INTANGIBLE Y ETEREA

Hay noches como ésta,
en las que las memorias
de partes de mi ser
revuelto, alteran.
Y me envuelven  las luces
y  las sombras
los destellos de escasos
e infinitos minutos
en los que como mujer
supe ser veraz, sincera.
Mi mente los atrapa
como un susurro claro,
anclados en mi piel
de aromas inquietantes,
sus poros dilatados,
mi boca tan jugosa,
ardiente, ardiendo
y mis manos sedosas,
sedientas de su fuego,
envolviendo en tibieza
sus fuertes manos
capaces de cargar
el poder de su alma
reunida con la mía
repletas ambas de ternura,
de amor, de belleza, alegría.
Sólo me lleno en esta noche eterna
recordándome entera
divina y majestuosa,
aceptando que pude al fin,

entregarme rendida
a su beso infinito,
estirándome encima
de su cuerpo deseado…
Su cuerpo, su rostro,
sus manos,
su semental profundo
latiendo, acompañando
nuestro fragor inmenso
en ritmo silencioso.
El en mí y yo en él,
complementarios.
¡Cuándo comprenderá
la fuerza y la importancia
de aquello que dejó
partir entre nosotros!
¿Cuándo será capaz
de reconocer su error
al habernos dejado?
Me busco, noche,
sosteniendo su cuello,
mi frente coqueteando
su mentón infinito
corriendo suave o presurosa,
para hallarme en sus labios.
Él fue como un hechizo
como una nube inmensa
cargada de vapores y sofocos
como los que esta noche
retornan a mi cuerpo buscándolo
infiltrante, infiltrado
impreso en el deseo
de mis dedos mojados
Esa mujer que quise ser
y que, como esta noche,
se va y se esfuma en sueños
intangible y etérea,
sin haberse alcanzado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s